¿Eres una persona desordenada? ¡Tienes que leer esto!

¿Es relativamente fácil averiguar tus últimos cinco actos simplemente siguiendo pistas esparcidas por doquier?, ¿hay un montón de cosas esperando ese momento de recoger que llega cada semana (o no)?, ¿o es tu compañero/a de piso el que responde a esa descripción?

Si es así, ¡sigue leyendo!… vamos a intentar entender porqué pasa, para ello he desarrollado una teoría que puede ser útil; la he llamado teoría “De-mañana-no-pasa”.

Según esta teoría, se pueden distinguir dos tipos de persona en lo referente a la realización de procesos. Para visualizarlo nada mejor que un ejemplo:

  • Persona tipo inclusiva: el acto de “tomar un café” implica: sacar la taza, preparar el café, servirlo, tomarlo, recoger la taza y meterla en el lavavajillas.
  • Persona tipo exclusiva: el acto de “tomar un café” implica: sacar la taza, preparar el café, servirlo y tomarlo. Recoger la taza y meterla en el lavavajillas pertenece a otro proceso que se llama “recoger el café”

Es decir, para personas de tipo inclusivo, en el acto de realizar una tarea también está incluido el hecho de recoger, mientras que para las personas de tipo exclusivo no, ya que es un proceso adicional separado que puede realizarse en el momento o con posterioridad.

Fuente: rioyi.wordpress.com

Fuente: rioyi.wordpress.com

¿Quién se percibe como ordenado y quien como desordenado? En condiciones ideales, no tiene porqué haber diferencias. Si sólo se realiza una tarea y hay tiempo suficiente puede que no las haya.

Pero hagamos un experimento mental: si ambos tipos de persona (teniendo tiempo suficiente) tuvieran que preparar la comida, comerla y luego tomar un café leyendo el periódico, ¿qué pasaría?

  • La persona inclusiva prepararía la comida y comería y luego recogería la cocina. Una vez recogido todo, se tomaría el café leyendo el periódico y lo recogería a continuación.
  • La persona exclusiva primero haría la comida, comería, tomaría el café leyendo el periódico y luego lo recogería todo.

Es decir, si a ambas personas se les da el tiempo suficiente, la percepción es similar.

 Vayamos más lejos en nuestro experimento: ahora ambos tipos de personas realizarán las mismas tareas pero en condiciones de falta de tiempo. En ese caso, ya hay diferencias: es muy posible que a la persona inclusiva no le diese tiempo a tomar café leyendo el periódico. A la persona exclusiva sí le daría tiempo, pero se iría sin recoger la mesa ni el café (por ejemplo).

¿Por qué? Ambas personas han decidido desechar un proceso por falta de tiempo: la persona inclusiva ha desechado “tomar un café” y la persona exclusiva ha desechado “recoger la mesa y el café”. Si un observador llegase en el momento final a cada una de esas casas, ¿a quien percibiría como más desordenada? Muy probablemente a la persona exclusiva: no ha recogido la mesa porque ha decidido dejarlo para cuando vuelva.

Por eso, las personas exclusivas con falta de tiempo tienden a reservar un espacio temporal diario o semanal para “recoger”, lo que suele ser la suma de esas “segundas partes” que tienen todos los procesos. Bien es cierto que son capaces de “tomar más cafés”, pero el precio a pagar es ser percibidas como personas desordenadas por los demás.

¿Hay solución para las personas exclusivas con falta de tiempo? ¡Claro! Algunas de ellas, una vez descubren que involuntariamente han separado los procesos de hacer y recoger, pueden optar por comportarse como inclusivas al menos en algunas tareas y así ser percibidas como personas razonablemente ordenadas (tomando suficientes cafés aún).

¿Qué tipo de persona crees que eres? ¿convives con alguien del otro tipo?

Anuncios

8 comentarios en “¿Eres una persona desordenada? ¡Tienes que leer esto!

  1. Me encanta tu reflexión! jajaja Me siento muy identificada con el tipo de persona exclusiva, pero desde luego, la presión de percibirme y de que me perciban como desordenada ha hecho, como tú bien dices, que equilibre las segundas partes de mis procesos de cara a determinadas situaciones. Como si lo establecido (ser ordenado) fuese la única vía correcta…ese lastre del desorden cae sobre las espaldas de las personas exclusivas cargado de atributos negativos…sin embargo…¡cuántos cafés y qué a gustito! 🙂

    Me gusta

    • Muchas gracias vientodebarana! Como todo en la vida, la virtud está en el equilibrio. Las personas inclusivas no lo son siempre en todas las tareas que realizan y viceversa,

      También hay estudios que afirman que para ciertas profesiones creativas, comportarse como inclusivo siempre no es lo óptimo, vea el artículo más abajo (Ref.1). El propio Albert Einstein afirmaba: “Si una mesa abarrotada es síntoma de una mente abarrotada, entonces ¿qué debemos pensar de un escritorio vacío?” Es decir, hay situaciones o profesiones donde claramente es mucho más beneficioso ser inclusivo siempre y hay otras que puede ser hasta contraproducente.

      Personalmente creo que cierto grado de desorden puede ser aceptable, y que sólo empieza a ser un problema cuando imposibilita o ralentiza la realización de nuevas tareas, ej: no puedo leer el libro que me dejaste porque no lo encuentro, tardo 1 h en cocinar algo que tardaría 10 min porque no encuentro los ingredientes, etc.

      Referencias
      1. “Lo bueno del desorden” http://www.quo.es/salud/lo-bueno-y-lo-malo-de-ser-desordenado
      2. “El desordenado escritorio de Albert Einstein (1955)” http://www.fogonazos.es/2008/11/el-desordenado-escritorio-de-albert.html

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s