El café (#nanorrelato)

Se sentó en la mesa, aún agitada por la reunión que acababa de finalizar. De algún modo, las cosas no acababan de encajar pese a que, sobre el papel, todo estaba yendo sobre ruedas.

Se encontraba en plena discusión consigo misma cuando fue interrumpida por un camarero – ¿qué desea la señorita?

¿Señorita? Pero bueno ¿qué confianzas son esas? – pensó. Un descafeinado con leche en vaso, por favor. Y tráeme la cuenta- rumió de mala gana.

Había algo que la preocupaba pero no conseguía dar con ello, era un ruido de fondo que surgía cuando no la ocupaban cosas más urgentes. En pleno proceso de reflexión, llegó el café. En taza.

Perdona, no te lo había pedido en  taza – indicó molesta al camarero.

Es cierto, señorita, pero sólo en taza es posible hacerla sonreír.

¿Sonreir? – bufó indignada mientras dirigía su atención hacia el café. Un corazón hecho de espuma la miraba desde la taza.

La sonrisa nació de tan adentro que no pudo evitar que saliera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s