Metro (#nanorrelato)

Cuatrocientos noventa viajeros hacinados en aquel vagón, agarrados a las barras como los náufragos se aferran a los restos del barco en el mar revuelto. Náufragos de ciudad – reflexiona Manel, mientras observaba a los demás, que imperturbables, se afanan por evitar la mirada del uno, el roce del otro. De repente, un niño se desmaya y cae al suelo. Cuatrocientos noventa pasajeros se transmutan en cuatrocientas noventa personas que con novecientas ochenta manos intentan ayudar como pueden. Los náufragos han encontrado una isla –no puede evitar pensar Manel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s