Tarde de cine (#microrrelato)

cine

Francis se acomodó en su butaca, al lado de Brenda. Iba a disfrutar de un episodio inédito de una de sus series favoritas, creada a principios del siglo XXI, cien años atrás. Había atraído tanto interés que los distribuidores habían decidido estrenarlo en cines antes de hacerlo en NeoNetflix.

Mientras se iba desarrollando la trama, Francis contenía el aliento y no daba crédito a sus ojos. Animales que nunca había imaginado que parecían salir de un sueño surrealista de Dalí convivían con vegetales inmensos que parecían llegar hasta el cielo, de un insólito color pastel. Brenda, a su lado, le cogió la mano para transmitir la intensa emoción que la embargaba.

Una vez la proyección acabó, se dirigieron a la salida colocándose cuidadosamente sus máscaras con filtro antipartículas. Cruzadas las puertas del cine, el smog les cubrió uniformemente, impidiendo verse el uno al otro con nitidez, pese a ir de la mano.

Ha sido muy bello, Francis, ¿no crees? – dijo Brenda.

Tienes toda la razón, cariño –aseveró Francis – aunque no me acabo de creer que no haya efectos especiales, que no sea todo una ilusión, que algo llamado selva existiese alguna vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s